Un paseo por el Street Art de Rivington Street en el Lower East Side

Rivington Street es una calle que recorre el Lower East Side de Manhattan desde Bowery a la calle Pitt. Esta calle fue el hogar de muchos inmigrantes italianos y judíos, y por ello, es el lugar de muchas las segundas generaciones de italianos y judíos de Nueva York, aunque durante generaciones posteriores fue ocupada por una mayoritaria comunidad latina.

Una de las más famosas fachadas de la calle Rivington en Manhattan
Una de las más famosas fachadas de la calle Rivington en Manhattan

Hoy en día además de los abundantes restaurantes y locales de ocio que puedes encontrar en ella, es hogar de numeroso street art. Recorrerla es recorrer la historia de finales de los ochenta y noventa en Nueva York.

Durante los 80 la escena punk y hardcore de Nueva York se movió en torno al CBGB donde la violencia entre los asistentes era más que conocida, y donde era común salir con el labio roto o el ojo morado. Cuando la violencia llegó a un punto incontrolable el CBGB cerró, era Noviembre de 1989 y terminaban los conciertos hardcore domingueros (Sunday Hardcore Matinees).

ABC No Rio empezó un mes después en Diciembre de 1989, cubriendo el hueco que el CBGB dejó. No había escenario ni luces, era un salón hasta que convirtieron el bajo en una especie de «rock club» más preparado técnicamente.  Fue un lugar donde tocar y fue el lugar donde se concentró el mejor talento neoyorkino desde la escena punk de finales de los 70.

 

La cultura de la oposición desde 1980
La cultura de la oposición desde 1980

ABC No Rio es un edificio okupa de cuatro pisos en el 156 de Rivington St. La leyenda data de 1980 cuando uno de los primeros okupas tomó el nombre de una placa en el edificio donde se leía «Abogado con Notario», escrito en Español. Algunos de sus letras cayeron, permaneciendo el nombre de «Ab C No Rio». De ahí tomó su nombre. El colectivo «ABC No Rio» tomó legalmente el edificio, pagando al propietario del edificio una renta básica por el uso del espacio, formó un colectivo artístico y comenzó a utilizar una de las plantas para ofrecer conciertos, performances y sesiones de spoken-word.

Cambiar la cara violenta de la escena hardcore fue la tarea que se autopropuso el colectivo ABC No Rio, donde sólo tocarían bandas que aceptaran su manifiesto de no violencia y de «No racismo, no sexismo, no homofobia».